Comodidad del dispositivo

A pesar del incremento en el peso que se produce, es tan reducido que los motoristas se acostumbran rápidamente debido a las valoraciones positivas en aspectos como la comodidad, interfaz de usuario, conectividad y manejo en general realizadas por los mismos usuarios. De hecho, estos sistemas es una solución que combina protección y ergonomía a diferencia de los petos rígidos los cuales no son capaces de absorber en su totalidad el impacto de energía que se genera en la parte del pecho y que además restringen el movimiento del propio motorista.

En cuanto a su proceso de activación, este sistema de protección no es ni molesto, ni duele. Cuando se da lugar el accidente, el airbag se hincha y va poco a poco perdiendo presión, así, en un minuto, el dispositivo está casi deshinchando y el usuario puede reanudar la marcha, siempre y cuando tanto las chaquetas/chaleco como el accidentado estén en perfectas condiciones. Además, estos dispositivos son reutilizables, siempre y cuando la prenda no tenga importantes daños. Es siempre necesario hacer una comprobación de su estado, preferiblemente con el fabricante, para garantizar su correcto uso posterior.

El cuerpo del piloto actúa de carrocería tanto a la hora de soportar impactos como para hacerse visible ante otros usuarios en la carretera. Por ello, muchos de estos modelos tienen colores llamativos o incluyen elementos reflectantes para hacer más clara la visibilidad del motorista.

La incorporación del airbag en chaquetas no implica la desaparición de otros elementos de protección de estas prendas. De hecho, estas chaquetas cuentan con coderas y con otros elementos de protección en la espalda y hombros que protegen al usuario en caso de accidente.

  • Estos sistemas de protección están preparados para soportar lluvia, viento y nieve, además, gracias a su excelente ventilación puede soportar altas temperaturas, por lo que son aptos para utilizarse en cualquier época del año. El material del que está hecho estas prendas mantiene el cuerpo del motorista a una temperatura media tanto en invierno como en verano
  • En el caso del airbag electrónico, no requiere la modificación del vehículo ya que está totalmente integrado en la prenda. Para asegurar su correcto funcionamiento es necesario tener su batería recargada. Esta batería es de larga duración y en algunos modelos tiene una autonomía de más de 20 horas. Además, algunos de los airbags cuentan con dispositivos que informan al piloto del estatus de la prenda tanto respecto al nivel de batería como a su correcto estado de funcionamiento.